Cero Residuos en Península Valdés.

Proyecto financiado por el Programa de Responsabilidad Empresaria.

 

Proyecto financiado por Cempre Argentina Fundación AVINA - Coordinación FuNaFu.

 

Objetivo del Proyecto

 

El objetivo del Proyecto consiste en el desarrollo de un sistema de gestión de residuos domiciliarios en la Península de Valdés, provincia del Chubut.

La experiencia resulta novedosa ya que no se pretende reemplazar el rol fundamental del Estado sino poner en funcionamiento, mediante un procedimiento participativo y sobre la base de consensos alcanzados, un sistema de manejo integral de residuos sólidosurbanos (RSU) que pueda incluir la clasificación diferenciada en origen, la recuperación de los residuos que resulten valorizables y la adecuada disposición final “extra-zona” de aquellos residuos no recuperables. Todo ello involucrando a los habitantes locales e implementando un sistema educativo destinado a la comunidad y a los turistas.

Península Valdés y la Problemática de Residuos

 

La Península Valdés, situada en la Provincia del Chubut, cuenta con una superficie de 3.625 km2 y alberga una de las colecciones zoológicas más extraordinarias del planeta. Así, y al solo efecto de enunciar algunas de las especies que allí se encuentran, se puede mencionar a las orcas, delfines, ballenas - declaradas monumento natural nacional - lobos de un pelo y elefantes marinos del sur. A ello deben sumarse los numerosos guanacos, ñandúes, maras, zorros grises, peludos y copetonas que se encuentran en el interior peninsular, las gaviotas, ostreros, gaviotines, cormoranes y pingüinos que viven en sus orillas.

Además de constituir una reserva provincial, a fines de 1999, la Península fue incorporada al listado de lugares considerados Patrimonio Mundial por la UNESCO, junto a las islas Galápagos, el Parque Nacional Kruger en Sudáfrica y la llanura de Serengueti en Tanzania, entre otros.

Dentro de esta reserva faunística, y a 90 km de la Ciudad de Puerto Madryn, se encuentra Puerto Pirámides, un conglomerado urbano de 300 habitantes que recibe aproximadamente 160.000 turistas anualmente, por lo que constituye un gran desafío la conservación de la península y el manejo responsable del creciente caudal turístico que se incrementa año tras año. Dicho de otro modo, esta situación implica un promedio diario de más de 300 turistas, lo cual tiene como consecuencia la generación de una gran cantidad de residuos que supera ampliamente la capacidad de la comuna para su recolección y posterior disposición final.

Asi, a escasos metros del lugar donde se abordan las lanchas para realizar el avistaje de ballenas, se radicó un basural a cielo abierto, de incesante crecimiento, el cual no solo constituye un evidente foco de contaminación del suelo, sino una fuente de degradación del paisaje en razón de las innumerables bolsas de polietileno y otros desechos que en parte se depositan y en parte se diseminan en el paisaje virgen de la estepa patagónica como consecuencia de los constantes y fuertes vientos de la zona.

Debe resaltarse además que, en la actualidad, la mayor parte de la población de gaviotas se alimenta de desperdicios disponibles en los basurales cercanos, y el desmedido crecimientode éstos ha devenido en una multiplicación de las gaviotas. Esta situación constituye un problema de gran relevancia debido a que estas aves atacan en bandadas los lomos de las ballenas para alimentarse de su piel y su grasa, lastimándolas con sus picotazos y alterando el comportamiento de estos mamíferos en el período de apareamiento o cuando las madres se encuentran al cuidado de sus crías.

De acuerdo a un estudio realizado por la Whale Conservation Institute, las ballenas con crías pasan aproximadamente un cuarto del día evitando ser atacadas, generando un obligado desplazamiento con la consecuente disminución de sus energías de reserva y el riesgo de incrementar la m ortalidad de ballenatos y su traslado hacia lugares más tranquilos.


Por otro lado, el crecimiento del basural de Puerto Pirámides ha producido una importante invasión de moscas que resultan difíciles de controlar, constituyendo un importante riesgo de contaminación.

Como puede apreciarse, la presencia de los basurales constituye una amenaza concreta no solo para la salud de la población, la calidad del suelo o la reserva faunística, sino para la principal actividad económica local: el turismo.

 

Desarrollo del Proyecto

 

La primera parte del proyecto se desarrolló entre abril del año 2002 y septiembre del 2003. Esta primera etapa implicó un profundo proceso de investigación y desarrollo de una relación con las autoridades de la provincia del Chubut, el municipio de Puerto Madryn y la comuna de Puerto Pirámides.

Esta relación dio como resultado la firma de un acuerdo de colaboración con la provincia y la sanción de una ordenanza a través de la cual el Municipio de Puerto Madryn aceptó recibir, para su disposición final, los residuos de Península Valdés en su propio basural, de modo de poder transformar a la península Valdés en un área sin residuos.

Entre los estudios llevados a cabo, se pretendió conocer la población estable de la península, la cantidad de turistas que cada año la visitan, la generación de residuos de ambos grupos y la estimación de la generación futura, considerando las proyecciones de crecimiento sostenido que arroja el turismo de aturaleza para los próximos años.

Complementariamente, se analizaron los beneficios económicos de erradicar todo residuo del área protegida - ello implicaría una mejora en la calidad del recurso turístico, los costos de poner en marcha el nuevo sistema y el modo de distribuirlos entre futuros beneficiarios del emprendimiento.


Finalmente, se estudiaron varias propuestas de manejo de residuos que pudieran resultar eficientes para el objetivo de convertir a la península Valdéz en un lugar sin residuos, las que fueron presentadas en un proceso participativo que culminó con la audiencia pública celebrada en Puerto Piramides el 11 de septiembre del 2003.

Proceso Participativo


A través de una modalidad participativa se reunieron en un foro final las autoridades provinciales y municipales, docentes, empresarios y asociaciones de empresas comprometidas con la conservación del ambiente, comerciantes, guis balleneros, tractoristas, marisqueros, pescadores artesanales, propietarios de hoteles y restaurates, propietarios de campos en la penínsu la organizaciones ambientalistas, recicladores informales, guias de turismo, biologos y vecinos de Puerto Pirámides y Puertro Madryn.

Demostraron interés y reconocieron los beneficios de buscar, en forma conjunta, la solución de la problemática de los residuos a través de un sistema que implica trasladarlos a un relleno sanitario ubicado a unos 100 km al sur, perteneciente a Puerto Madryn, ciudad generadora del principal flujo de visitantes a la península . Dicha ciudad mantuvo su política de contribuir a la conservación de la naturaleza y a la puesta en valor de este extraordinario recurso mediante una ordenanza que compromete la recepción de los desechos generados en el área protegida provincial.


Además de este foro final, se realizaron dos talleres pre - foro con el fin de que la comunidad local tuviera a su disposicición información y herramientas para arribar a solución acorde a la problemática analizada.

Otras Actividades Realizadas

Además de los procesos participativos, en diciembre del 2003 se realizaron limpiezas en costas y medanos aledaños a Puerto Pirámides. Para tal fin, se contó con la colaboración internacional de The Ocean Conservancy, organización que lleva adelante la limpieza internacional de playas y de la organización local, Recrear.

En marzo del 2004 se hizo la limpieza de los residuos dispersados en la región aledaña al basural a cielo abierto, y se tapó el mismo para evitar que esta situación volviera a generarse. Luego se construyó la plataforma prevista para alojar los contenedores receptáculos de los residuos de la península.

Por último, en el mes de mayo del 2004, se puso en marcha el programa “Aprender a Emprender en el Medio Ambiente” de la Fundación Junior Achievement Argentina, para los alumnos de la Escuela Nro. 87 de Puerto Pirámides. El programa tuvo dos semanas de duración, y apuntó fundamentalmente al análisis de los elementos que componen el medio ambiente y sus problemáticas; qué son los desechos y su procedencia; los peligros de la contaminación; el destino de los desechos, alternativas de manejo y la importancia de la valorización de los mismos. Como parte del programa, los alumnos realizaron un estudio de campo a los fines de analizar el volumen de basura generada en 4 ó 5 lugares seleccionados por ellos mismos.

 

Equipo de trabajo
Director Ejecutivo: Luis Castelli

 

Albina Lara
Gabriela Bellazzi.
Guadalupe Aristarain
Horacio Ocariz
José Maria Musmeci
María Eugenia Igarzábal,
Maria Eugenia Recio
Sabina Romeo


Organizaciones participantes
Cooprogetti
Fundación Avina
Fundación Patagonia Natural
Fundación Tierra Salvaje